COVID-19 - Informe anual de Greenyard - greenyard.group
Greenyard-cover-banner.jpg

La seguridad ante todo

Alexander Verbist

“Cuando la primera ola de COVID-19 azotó a Europa, supimos inmediatamente que teníamos que tomar medidas drásticas para garantizar la seguridad de todos nuestros empleados”, dice Alexander Verbist, director del departamento jurídico y de RR. HH. del grupo. “Como trabajamos en un sector vital, no podíamos paralizar simplemente nuestra actividad. A pesar de las difíciles circunstancias, fue asombroso ver la rapidez con la que nuestro personal se adaptó a la nueva situación, lo que nos permitió asumir nuestra función y nuestra responsabilidad para con la sociedad”.

En marzo de 2020, la COVID-19 empezó a extenderse rápidamente por Europa. Italia fue el primer país en verse azotado por la ola del coronavirus. En circunstancias muy difíciles y en un plazo extremadamente breve, Greenyard Fresh Italy fue capaz de implementar medidas para mantener la salud de nuestros empleados. Al mismo tiempo, se aseguró un suministro ininterrumpido de frutas, verduras y hortalizas al mercado, los productos que la gente buscaba cada vez más. De este modo, se estableció el estándar para todo el grupo.

​​​​​​​Reorganización para mantener la distancia social

“Los almacenes, las unidades de producción y los mostradores de recepción, esenciales para nuestro negocio, se reorganizaron totalmente para garantizar la distancia social”, dice Alexander Verbist. “Las medidas tomadas incluyeron la colocación de pantallas de plexiglás y desinfectantes para las manos, flechas para indicar las direcciones de movimiento, etc. También organizamos que los empleados trabajaran en grupos para limitar el número de contactos”.

Se estableció un grupo operativo para el coronavirus, consistente en empleados locales y del grupo, para coordinar todos los esfuerzos dentro de Greenyard. “La rápida comunicación fue esencial, con noticias directas en distintos idiomas para mantener informado a todo el mundo. También fue importante estar al tanto de las distintas medidas que se estaban tomando en cada país, para tener en cuenta las diversas regulaciones del confinamiento en función de la evolución local y regional de la pandemia”.

​​​​​​​Trabajo conjunto a distancia

Más avanzado el año, Greenyard mantuvo su vigilancia y siguió procediendo cautelosamente. “Nuestro lema fue: más vale prevenir que curar. Se mantuvieron las medidas estrictas en los almacenes y unidades de producción y se animó al personal de oficina a trabajar desde casa y a reducir al mínimo el tiempo presencial. Nuestros esfuerzos se vieron recompensados: nuestro personal no sufrió ningún brote importante de COVID-19”.

El teletrabajo tuvo también su problemática, especialmente durante el primer confinamiento, cuando mucha gente tuvo que combinar su actividad laboral con el cuidado de los niños por el cierre de los colegios. Pero pronto se vio que trabajar desde casa también tiene sus ventajas: la gente pasaba mucho menos tiempo en el tráfico y, una vez familiarizados con las herramientas digitales, las reuniones en línea resultaron ser tan eficientes, si no más, que las reuniones presenciales. Nuestro personal también recibió apoyo a través del intercambio de buenas prácticas con respecto a la organización de reuniones virtuales y una guía completa sobre cómo trabajar desde el hogar.

La rápida adopción de las herramientas digitales tuvo un efecto positivo en la colaboración dentro de Greenyard, ya que facilitó el intercambio de documentos, información y conocimientos. Las reuniones en línea superaron las barreras entre compañeros que trabajaban en diferentes localidades, divisiones y países. “Hay muchas lecciones que aprender de esta crisis. Estoy completamente seguro de que las reuniones virtuales han llegado para quedarse, a medida que evolucionamos hacia formas de trabajar más híbridas. Aunque tengo que decir, que estoy deseando ver en persona a mis muchos de mis compañeros en los próximos meses. Y estoy seguro de no ser el único”, dice Alexander Verbist.

Elecciones saludables

La COVID-19 ha tenido un profundo impacto en los hábitos de los consumidores y en su comportamiento adquisitivo, ya que mucha gente pasa mucho más tiempo en el hogar. Pero la pandemia también nos ha recordado la vulnerabilidad de nuestra salud y la importancia de un estilo de vida saludable.

Al irse extendiendo la pandemia, muchos volvieron a descubrir los beneficios del ejercicio físico y retomaron la costumbre de los paseos en el exterior. Esta tendencia afectó también a nuestra forma de consumir y preparar los alimentos. Cocinar desde cero se hizo más popular, a medida que se empezó a dedicar más tiempo a preparar la comida y a comer todos juntos en el hogar. Esto dio lugar a un aumento considerable de las ventas totales de frutas, verduras y hortalizas, en particular, de estas dos últimas. Las soluciones de conveniencia, como nuestros kit de comidas también se beneficiaron.

Los productos de larga caducidad de nuestro segmento Long Fresh fueron especialmente apreciados en los periodos de confinamiento, cuando muchos compradores acumularon suministros para varias semanas como reserva, lo que les llevó a descubrir las ventajas de dicho segmento.

Todavía es muy pronto para predecir si estas tendencias se harán permanentes y tendrán un efecto duradero en nuestros hábitos, pero hay algo claro, la COVID-19 nos ha recordado lo más importante: la salud.

Muchas gracias a nuestros héroes de los alimentos - #foodheroes

El cierre de los restaurantes y cantinas cambió de repente los hábitos de consumo y dio lugar a un gran e inesperado crecimiento de las ventas en los supermercados. Durante las primeras semanas de confinamiento, la situación se complicó aún más por el acaparamiento, que puso a prueba la logística y las cadenas de suministro. Esto demostró de inmediato, lo esencial que es nuestro sector para la sociedad.

A la altura del desafío

Conjuntamente con nuestros agricultores, socios comerciales y proveedores, nos pusimos a la altura del desafío y ayudamos a nuestros clientes minoristas a hacer frente al repentino aumento de la demanda. Usando los principios básicos de nuestras relaciones a largo plazo, agilidad, transparencia y estrecha colaboración, no escatimamos esfuerzos para garantizar que las estanterías estuvieran en todo momento bien abastecidas de alimentos saludables.

Estamos muy agradecidos a nuestros empleados, socios comerciales y clientes por su compromiso y su arduo trabajo en estos tiempos excepcionales. Son verdaderos héroes de la alimentación - #foodheroes