Agricultura sostenible - Informe de Sostenibilidad de Greenyard - greenyard.group
Greenyard-cover-banner.jpg

Una cuestión de confianza y compromiso

Diego Verdesia

Diego Verdesia, responsable de Sostenibilidad, Agricultura y Proyectos en Greenyard, lleva trabajando casi dos décadas con agricultores latinoamericanos. El compromiso de estos agricultores de hacer que su producción sea más sostenible es grande. Como socio conector en la industria, nuestra misión es ayudarles a superar cualquier desafío que afronten en su camino.

agricultor de plátanos

Cuando empecé, el proyecto principal era apoyar a los agricultores de, principalmente, plátanos, de Ecuador para aplicar prácticas agrícolas mejores a nivel social y ambiental; dice Diego Verdesia, que cubre la importante región de abastecimiento de Latinoamérica. Actualmente, nuestro objetivo es asegurar que el producto que llevamos a Europa esté completamente certificado según una gran variedad de protocolos, como Rainforest Alliance, GlobalG.A.P., BRC-Food Safety, etc. que tienen como meta una agricultura sostenible, satisfaciendo los requisitos de los clientes y cumpliendo con estándares ambientales y sociales estrictos.


Superar las barreras
Hay muchos desafíos a superar, dependiendo del contexto local e incluso de la ubicación de la explotación. Puede que un agricultor tenga acceso directo al agua, mientras que su vecino puede no tenerlo. En algunas regiones se trata de usar protección del cultivo, en otras explotaciones se trata de mejorar las condiciones laborales. En 2020 se prestó muchísima atención a la reducción de la propagación de la COVID-19 entre los trabajadores mediante estrategias de distanciamiento social.
Muchas de estas explotaciones son propiedad de familias, lideradas por agricultores experimentados que han aprendido en el trabajo de una generación a la otra, dice Diego Verdesia. Sin embargo, poner en marcha un sistema de gestión es un asunto completamente diferente. Mi trabajo es traducir las complejidades y el lenguaje muy técnico de la certificación en un lenguaje común que entiendan. Es muy fácil decir que la certificación es su problema y no el nuestro.
La clave es hacerles ver los beneficios de sus actividades. Al principio puede que se pregunten cuál es la utilidad de mantener un registro del consumo de combustible o de medir las precipitaciones. Sin embargo, una vez conocen las implicaciones están completamente comprometidos. No olvidemos que dependen de la naturaleza para su subsistencia, ni tampoco que, como agricultores, redunda en su propio interés proteger la naturaleza y hacer un uso cuidadoso y atento de los recursos disponibles.


Se necesita reconocimiento
Con el paso de los años, Diego Verdesia ha sido testigo del impacto de estos esfuerzos continuos en el campo. Las diferencias entre explotaciones certificadas y no certificadas son realmente grandes e inmediatamente visibles. Sin embargo, también es importante que los mercados reconozcan estos esfuerzos. ¿Cómo sino podemos explicar a los agricultores que necesitan invertir en sostenibilidad si no les recompensamos con precios más justos? También necesitamos educar a los consumidores y explicarles aquello por lo que están pagando. Creo que este es uno de nuestros grandes retos para el futuro próximo.